La importancia del apoyo psicológico es clave durante un tratamiento de fertilidad

La importancia del apoyo psicológico es clave durante un tratamiento de fertilidad

La necesidad de apoyo psicológico comienza en el momento del diagnóstico de infertilidad. El paciente experimenta por norma general un estado de shock y frustración.

El diagnóstico de infertilidad genera alteraciones emocionales de importancia en la pareja. Pero también ocurre durante los tratamientos de fertilidad, emociones como la frustración, ansiedad y estrés suelen hacer su aparición. Por lo tanto debe llevarse a cabo un tratamiento integral de la pareja, no limitándose éste solo a la parte médica (física). Las parejas inmersas en un tratamiento de fertilidad experimentan una gran tensión emocional y no es raro que surjan incluso problemas entre la pareja. Por lo tanto es de suma importancia que puedan contar con un profesional que les ayude en la parte psicológica del proceso. Diversos estudios muestran que el estado emocional influye en los resultados de reproducción asistida.

La atención psicológica es fundamental durante un tratamiento de fertilidad

La atención psicológica es fundamental durante un tratamiento de fertilidad

EL embarazo sí es posible a pesar de recibir diagnóstico de infertilidad

A partir de este diagnóstico conviene realizarse las pruebas necesarias para encontrar la causa, en la mayoría de los casos es posible conseguir un embarazo gracias a las técnicas de reproducción asistida.

A continuación nuestro equipo de Psicólogos propone consejos para hacer frente a la ansiedad y el estrés surgidos por el diagnóstico y durante el proceso de tratamiento.

  • Como primer objetivo identificar pensamientos automáticos erróneos y que son negativos “nunca voy a quedarme embarazada” y sustituirlos por pensamientos más realistas y positivos “tengo muchas posibilidades de quedarme embarazada con el tratamiento adecuado”. La reestructuración cognitiva es una estrategia para adoptar nuevos pensamientos realistas que generen menos estrés.
  • Técnicas de relajación de la actividad fisiológica,  como la relajación de Jacobson que, además de reducir la ansiedad e inquietud diurnas, ayuda a favorecer el sueño. El paciente, tras practicar esta técnica, que comprende la relajación y tensión de grandes grupos musculares, aprende a identificar las primeras señales de tensión durante el día a día y tendrá las herramientas necesarias para hacerle frente.
  • Técnicas centradas en la conducta. Una de las técnicas de tercera generación más utilizadas es quizás el Mindfulness, una técnica milenaria que se emplea para fomentar el autocontrol y disminuir la ansiedad.

 

Unidad de Psicología CERAM

 

 

Poradmin

Deja un comentario