¿Afecta la edad a la fertilidad de los hombres?

¿Afecta la edad a la fertilidad de los hombres?

Siempre que hablamos de la caída de la natalidad en los países desarrollados lo asociamos al aumento de la edad en la que nos planteamos tener los hijos. En concreto solemos asociarlo a la edad de la mujer ya que en ellas la caída de la fertilidad es notable a partir de los 37 años. Sin embargo hay que tener en cuenta que el paso del tiempo también afecta negativamente a la fertilidad de los hombres. No, ellos no son igual de fértiles siempre.

Es cierto que los hombres pueden ser padres hasta muy avanzada edad sin ayuda de la tecnología pero en las clínicas de reproducción asistida vemos como la edad afecta a la calidad seminal y a las tasas de desarrollo de embriones y de embarazo.

Con el aumento de la edad el mecanismo de formación de los espermatozoides empieza a “cometer errores” haciendo que el material genético que llevan dichos espermatozoides contenga más mutaciones. En la mayoría de las ocasiones estas mutaciones no suponen ningún problema pero en algunos casos pueden ser causantes de enfermedades raras. Un estudio sueco de 2014 aportó evidencias de que los papás mayores de 45 años son más propensos a tener hijos con esquizofrenia, autismo y otros trastornos psiquiátricos. Sin embargo, incluso para estos papás, se encontró que el riesgo absoluto era muy bajo, muy por debajo del 1% para ciertas condiciones.

A pesar de que el riesgo de tener un hijo enfermo es muy bajo no debemos olvidar que para los hombres el tiempo también pasa y su fertilidad se ve afectada negativamente. Conseguir un embarazo y en definitiva un bebe sano en casa puede ser más complicado debido a que los espermatozoides no son de buena calidad.

En CERAM tenemos diversas técnicas para seleccionar el mejor grupo de espermatozoides, lo cual nos ayudaría a obtener embriones de buena calidad. Si bien es cierto que para tener una garantía absoluta el análisis más indicado es la biopsia embrionaria para estudiar las posibles mutaciones a nivel de ADN del embrión, es decir, las posibles malformaciones que pueda tener. De esta manera transferiremos solamente embriones genéticamente normales.

Poradmin

Deja un comentario